La fábula del bromista (I y II)

1 nov. 2010

(dos microrrelatos inéditos)

La fábula del bromista

Los turistas le preguntaron por el hotel Palace, y él les mandó en sentido contrario. Luego se fue a su casa.
Los turistas llegaron a su destino sin problemas; a él le costó un poco más: tardó en comprender que había circulado en sentido contrario.


Moraleja: Si eres tonto, no intentes ser bromista. Puedes liarte.

-----------------------------

La fábula del bromista (II)

Los turistas le preguntaron por el restaurante Katmandú, y él les envió a la otra punta de la ciudad.
Luego se maldijo por estúpido: acababa de perder cuatro clientes.


Moraleja: ¡Que no lo intentes, coño!

No hay comentarios: